Malnutrición: de la desnutrición a la obesidad

La pobreza, la discriminación y la exclusión social son las principales causas de la malnutrición, que incluye tanto la desnutrición como la sobrenutrición. La desnutrición se caracteriza por desequilibrios y deficiencias en la ingesta de energía y / o nutrientes y se manifiesta en cuatro resultados principales:

a) «retraso en el crecimiento» (baja altura para la edad), que indica un estado de desnutrición crónica;

b) «emaciación» (bajo peso para la altura), que indica un estado de desnutrición aguda;

c) «bajo peso» (bajo peso para la edad), medida compuesta, que refleja emaciación, retraso en el crecimiento o ambos y, por lo tanto, es difícil de interpretar por sí sola; y

d) «deficiencias de micronutrientes» (principalmente de vitamina A, hierro y yodo), que son una amenaza global, pero afectan con mayor severidad a niños y niñas, y de las mujeres embarazadas en países de bajos y medianos ingresos.

La sobrenutrición se caracteriza por desequilibrios y excesos de la ingesta de energía y / o nutrientes e incluye sobrepeso y obesidad (definida por la OMS como «una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede afectar la salud»), así como enfermedades no transmisibles relacionadas con la dieta, como las enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus tipo 2, algunos cánceres y síndrome metabólico.

Los niños y niñas que viven en la pobreza son más propensos a la desnutrición durante sus años de crecimiento y a la sobre nutrición más adelante en la vida. A veces, ambas formas coexisten en el mismo individuo, familia o comunidad. Esto se llama la «doble carga de la desnutrición». Los efectos exponenciales de estas cargas persisten de por vida, con marcadas diferencias entre hombres y mujeres, y con resultados que varían según el país.

Hemos elegido retratar aquí a dos grupos humanos que históricamente han vivido bajo la pobreza, la discriminación y la exclusión social: los mayas de México y los migrantes caboverdianos en los barrios bajos de Lisboa, Portugal. Los mayas muestran altas tasas de retraso en el crecimiento y sobrepeso/obesidad. Los migrantes caboverdianos tienen una baja prevalencia de retraso en el crecimiento y sus tasas de sobrepeso / obesidad están por debajo del promedio nacional portugués. Existen algunos factores de protección entre los caboverdianos que, incluso bajo presiones negativas, actúan contra la desnutrición. Esto no quiere decir que la vida en los barrios bajos sea buena, y no puede usarse para justificar la inacción política. Ninguno de los dos puede usarse para reforzar ideas distorsionadas basadas en la pseudociencia que intentan justificar estas diferencias utilizando estereotipos racistas y discriminatorios obsoletos. Ningún grupo humano se adapta a la pobreza, la discriminación y la exclusión social. Todos sufren y muchos morirán. Los que sobreviven hasta la edad adulta, lo hacen a expensas de su salud y productividad, de una forma u otra. Estas compensaciones pueden maximizar la supervivencia, pero tienen un costo que, tarde o temprano, se pagará dolorosamente, con intereses.

Sin embargo, hay evidencia que muestra como, incluso en los entornos más desfavorecidos, algunos comportamientos, condiciones y estrategias familiares tienen un efecto protector sobre la salud y el desarrollo de los niños y niñas. El aumento de la educación y la autonomía materna, la lactancia materna, las vacunas, las prácticas básicas de agua y saneamiento (WASH), la preservación de la ingesta de alimentos tradicionales con la restricción simultánea del consumo de comida rápida, la actividad física regular adecuada y la estimulación sensorial de la primera infancia son algunos de los muchos factores que pueden proteger a los niños y niñas pequeños de los resultados de la desnutrición, incluso cuando el entorno general es adverso.

Esta Galería ilustra los principios, compromisos y llamadas a la acción de tres de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas:

- ODS2, Hambre cero: acabar con el hambre, lograr la seguridad alimentaria y mejorar la nutrición y promover una agricultura sostenible;

- ODS3, Buena salud y bienestar: garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos, a todas las edades,

- ODS5, Igualdad de género: Lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y niñas.

La razón de esta elección se resume claramente en el Informe Global de Nutrición 2018, «Iluminando una luz para estimular la acción sobre la nutrición»  en el que vemos cómo se entrelazan los tres ODS:

«La carga de malnutrición en el mundo sigue siendo extremadamente elevada y los avances, inaceptablemente lentos. La malnutrición es la principal causa de mala salud. Los niños menores de 5 años se enfrentan a diversas cargas: 150,8 millones sufren retraso del crecimiento, 50,5 millones padecen emaciación y 38,3 millones tienen sobrepeso. Al mismo tiempo, cada año 20 millones de bebés registran un peso bajo al nacer. El sobrepeso y la obesidad entre los adultos alcanzan niveles récords desde África hasta América del Norte —el 38,9% son obesos o tienen sobrepeso—, y están aumentando entre adolescentes. La carga de ciertas formas de malnutrición es más elevada en mujeres que en hombres: un tercio de las mujeres en edad reproductiva tienen anemia, y en ellas la prevalencia de la obesidad es superior a la de los hombres. Aún son millones las mujeres que presentan un peso inferior al normal.» (p.11)

Incluir los principios que inspiran los ODS en la investigación en salud materno-infantil tendrá beneficios a largo plazo tanto para la actual generación como para las futuras. La investigación desarrollada en este marco será más inclusiva al implicar no solo a investigadores sino también a miembros de las comunidades, a trabajadores y trabajadoras de la salud, a estudiantes y a funcionarios de las administraciones locales. Ello implica un enfoque de abajo a arriba desde el inicio del proyecto y a lo largo de todas sus etapas. Además, se basa en cada persona implicada en difundir los resultados en formatos adecuados tanto para una audiencia académica como no académica, aportando, por lo tanto, una amplia difusión del conocimiento. [Inês Varela-Silva]

Inês Varela-Silva, profesora titular de Biología Humana en la Facultad de Deporte, Ejercicio y Ciencias de la Salud de la Universidad de Loughborough (Loughborough, Reino Unido), utiliza un enfoque biocultural para evaluar los resultados nutricionales y de salud entre las familias de países de ingresos bajos y medios, principalmente en América. El objetivo principal de su investigación es contribuir a la compresión de cómo las condiciones intergeneracionales y de la vida temprana, asociadas con pobreza y discriminación, conducen a la desnutrición infantil en todas sus formas; y cómo potencian los resultados de salud y enfermedad a lo largo del ciclo de vida. Varela-Silva es la directora del Proyecto Maya, un proyecto de intervención social de la Universidad de Loughborough, que combina el arte y los resultados de la investigación para retratar las realidades biosociales de los mayas en Mesoamérica.

Bibliografía 

Andre AL, Padez C, Rosado-Marques V, Griffiths PL, Varela-Silva MI (2017). Creciendo en Portugal: los niños de ascendencia caboverdiana exhiben bajo sobrepeso y obesidad en comparación con los portugueses en la zona urbana de Lisboa. Journal of Biosocial Science, 49 (6), 842-857

Azcorra H, Dickinson, Eds (2020). Cultura, medio ambiente y salud en la península de Yucatán: una perspectiva de ecología humana. Springer International Publishing. ISBN: 978-3-030-27001-8

Sánchez-Escobedo S, Azcorra H, Bogin B, Hoogesteijn AL, Samano R, Varela-Silva MI, Dickinson F (2020). El peso al nacer, el orden de nacimiento y la edad en la primera introducción de alimentos sólidos influyen en el crecimiento y la composición corporal de los niños mayas de 6 a 8 años: la importancia de los primeros 1000 días de vida. Revista estadounidense de biología humana

Varela-Silva MI, Azcorra H. Dickinson F, Bogin B, Frisancho AR (2009). Influencia de la estatura materna, la edad del embarazo y el peso al nacer en el crecimiento durante la infancia en Yucatán, México: una prueba de la hipótesis de los efectos intergeneracionales. American Journal of Human Biology 21 (5), 657-663

Varela-Silva MI y otros (2020). Retraso en el crecimiento y baja estatura para la edad en la península de Yucatán. En Azcorra H, Dickinson, Eds (2020). Cultura, medio ambiente y salud en la península de Yucatán: una perspectiva de ecología humana. Capítulo 4 (pp. 65-75)

Vídeo

Stunting WHO: https://youtu.be/4Fx72r7BKb0

Sitios web

Organización Mundial de la Salud (2010). Sistema de Información del Paisaje Nutricional (NLIS). Indicadores de perfil de país: https://www.who.int/nutrition/nlis_interpretation_guide.pdf

Organización Mundial de la Salud. Nutrición: https://www.who.int/nutrition/en/

Doble carga de desnutrición https: https://www.who.int/nutrition/double-burden-malnutrition/en/

Informe de nutrición global https: https://www.who.int/nutrition/globalnutritionreport/en/

Objetivos de desarrollo sostenible: https://sustainabledevelopment.un.org/sdgs