Útiles asociados al agua

Los objetos son el resultado de nuestro ingenio, evidencian un gran conocimiento del medio, nos facilitan la actividad cotidiana y expresan bien como construimos nuestra diversidad biocultural.

Mujeres y hombres han compartido la manufactura artesanal de esos objetos, desde las técnicas necesarias para adecuar frutos secos como calabazas, utilizadas en lugares tan distantes como México o Afganistán, a las necesarias para realizar recipientes de barro, en cuya ejecución según las poblaciones, estaban especializadas las mujeres, los hombres o ambos conjuntamente, (con frecuencia grupos familiares). Recipientes de transporte, barreños y otros contenedores, objetos para higiene doméstica y personal (desde el orinal a la bañera) formaron parte de los útiles artesanales relacionados con el agua, que han sido sustituidos por productos industriales en la mayoría de las poblaciones.

En las últimas décadas del siglo XX, la incorporación del plástico a esos útiles fue muy rápida, por su bajo precio, menor peso y mayor resistente al paso del tiempo. Su prolongadísimo tiempo de degradación, está teniendo consecuencias nefastas. La especial relación entre el abastecimiento de agua y las mujeres hace que cualquier cambio material asociado a su transporte haya incidido directamente sobre su vida.