La aportación de ‘Homo antecessor’: un complejo proceso

La aportación de ‘Homo antecessor’: un complejo proceso
800.000/900.000 a. Imagen del fósil ATD6-69, atribuido a 'Homo antecessor' y recuperado en 1995 en el nivel estratigráfico TD6 del yacimiento de la Gran Dolina, en la sierra de Atapuerca. © José María Bermúdez de Castro

La aportación de ‘Homo antecessor’: un complejo proceso

El estudio del «time» y del «timing» del desarrollo dental ha ofrecido datos aparentemente contradictorios. Uno de los primeros estudios sobre el desarrollo relativo de los dientes fue llevado a cabo en varios individuos de la especie Homo antecessor. Esta especie, recuperada del nivel TD6.2 del yacimiento de la cueva de la Gran Dolina de Atapuerca, se ha datado en un rango de entre 800.000 y 900.000 años. El desarrollo relativo y la erupción de sus dientes son perfectamente compatibles con el de las poblaciones humanas recientes. Se han empleado dos métodos diferentes en esta investigación, que conducen a la misma conclusión. En todo caso, el tercer molar estaría algo adelantado en su formación, pero siempre dentro de la variabilidad de las poblaciones humanas recientes (por ejemplo, las africanas).

Sin embargo, la histología dental sugiere que el número de estrías transversales entre dos estrías de Retzius de los dientes de Homo antecessor pudo ser inferior al promedio del obtenido en las poblaciones de Homo sapiens. Además, las coronas de los dientes de Homo antecessor se formaban en menos tiempo que en los dientes de nuestra especie.

Estos resultados nos dicen que el modelo de desarrollo dental característico de la humanidad reciente surgió relativamente pronto en la evolución humana, mientras que el tiempo de formación de los dientes aún tardaría en llegar a los valores actuales. ¿Cuándo sucedió esto?, ¿se trata de un rasgo exclusivo de Homo sapiens o pudo aparecer en otras especies? [José María Bermúdez de Castro]