Santiaguco: rescatando el pasado

Santiaguco: rescatando el pasado
1993/95. Santiaguco, el pasiego, en el corral de su cabaña, con la autora (Vega de Pas, Cantabria) © Elena Flores  

Santiaguco: rescatando el pasado

Santiago Laso, Santiaguco para el pueblo, un pasiego de los de verdad, a decir de los vecinos, y paciente jubilado dispuesto a llenar sus horas de ocio con un amigo que acepte una invitación a una cerveza y un rato de charla, es idóneo candidato de informante de una vida. Sentado en el banco de piedra que preside el frontal de la cabaña pasiega, sobre la que coloca un cojín para que no se le enfríe «la nalga», comienza el relato de una historia que no está seguro de poder recordar.

 

El origen de los pasiegos

La  reconquista ibérica  (siglos IX al XV) y  la repoblación  peninsular favorecieron un cambio en la organización social, hasta entonces de tipo tribal, basada en las relaciones familiares, en los linajes y en los deberes con el grupo, en tierras del común y bajo la dirección de las familias aristocráticas. La colonización de los territorios, habitados  o desocupados, sin titularidad jurídica, posibilitó a los campesinos la apropiación de los mismos para su exclusiva titularidad, aunque fuese bajo condiciones de vasallaje.

En esta expansión se originó una gran proliferación de pequeñas aldeas alrededor de los cursos de los  valles fluviales y también pequeñas comunidades monásticas que impulsaban la corriente colonizadora. Esta colonización alcanzó por primera vez los Montes de Pas, en Cantabria, un territorio hasta entonces olvidado.

En este escenario medieval de comienzos del siglo IX entró en escena el pasiego. Al Monasterio de San Salvador de Oña (Condado de Castilla) fueron asignados territorios entre los que se contaban los Montes de Pas, dónde fueron enviados un grupo de siervos rurales, gentes de todo tipo y condición, para trabajar las tierras. Tras un periplo de vasallajes monacales y nobiliarios, sería en el siglo XVII cuando, por 15.000 reales, lograron la independencia las tres villas pasiegas: San Pedro del Romeral, Vega de Pas y San Roque de Riomiera.