Manila

2014. Manila (Filipinas) © Bernardo Salce

Manila

Las niñas posan para un retrato en el barrio marginal de Ulingan, donde trabajan en las fábricas de carbón. Localizado en Tondo (Manila, Filipinas), Ulingan (cuyo nombre significa “lugar donde se produce el carbón”) es el hogar de cientos de familias que intentan ganarse la vida entre el humo y el fuego. La mayoría de los padres son demasiado pobres para enviar a sus hijos a la escuela, y necesitan sus manos adicionales para tratar de aumentar los ingresos de la familia. El salario diario promedio para un trabajador es de 2 a 3 dolares estadounidenses. Trabajan sin ninguna protección y carecen de acceso a los servicios de saneamiento más básicos.